jueves, 31 de diciembre de 2015

Adiós 2015

                    


Hace muchas despedidas de años atrás que no hago resoluciones; paso el día como un día más del año, sin ninguna distinción. Desde unos años atrás, cada año que llega resulta ser más difícil que el anterior; solía pensar que para qué iba a esperar un mejor año si nada iba a cambiar. Hoy, 31 de diciembre de 2015, entendí que 'todo' es parte del proceso de crecer, de hacerse adulto y vivir. 

El 2015 fue un año de altas y bajas, pero sobretodo fue un año de auto-descubrimiento. Cuando miro los pasados 364 días, me atrevo a decir que fue un buen año por que todo lo que paso me ayudo a ser el ser humano que soy hoy y solo recién lo entendí. No puedo ser injusta con la vida: he tenido un techo donde dormir y comida que comer, la oportunidad de educarme y continuar mi maestría, libros que leer, cultivar mi pasión, amigas que nunca me fallan y ustedes que siempre me leen. 

Fue un año donde sonreí mucho, lloré mucho, reflexioné otro tanto y cumplí varias metas. Logré mi primer año de maestría de manera exitosa, viajé (algo que me apasiona), mi sobrinita cumplió sus dos añitos, encontré trabajo en lo que tanto me gusta y tantas otras experiencias, que por pequeñas que sean, me hicieron feliz en su momento. 

Quizás el 'highlight' de mi año sea que llegué a los esperados 25 años. Cuando lo pienso, 25 años son muchos años; existe una magia detrás de esa edad porque desde que los cumplí siento que algo dentro de mi cambió un poquito. Ahora si me siento una mujer adulta en pleno control de su vida, me siento más madura, consciente de mi y de mis emociones, me permitió conocerme más a fondo, entenderme, pero sobretodo a aceptarme tal y como soy. No solo aceptarme, sino trabajar mis defectos en busca de ser un mejor ser humano, vivir con mi 'mudvein' ¿verdad Tarryn?

Al final, le doy gracias a Dios por lo bueno y lo malo, a los que siempre han estado a mi lado, a la vida por siempre ayudarme a entender que todo lo que pasa es precisamente para vivir y a todos lo que me mintieron o me hirieron porque su debilidad me hizo más fuerte y a los libros por no dejarme sentir sola. 

2016, me das miedo porque no me gusta lo desconocido, pero estoy más que lista para recibirte. 

A todos, gracias por siempre sacar de su tiempo para leerme. Les deseo un año de salud, bendiciones, cosas buenas, libros y amor salvaje. ¡Feliz Año Nuevo! 

¡Los quiero!

No hay comentarios:

Publicar un comentario