jueves, 25 de julio de 2013

Recordando Fantasmas

     Hace un tiempo se acercó a mi, en la ya desaparecida librería Borders, un hombre que de primera impresión daba miedo: calvo, mal vestido, lleno de tatuajes y con pinta de marciano wannabe. Particularmente, ese día no fue el mejor para mi y andaba en baja; el punto fue que me senté en la búsqueda del libro ideal del mes, como hacía siempre, cuando este sujeto se me acerco y la conversación fue más o menos así:


 El: Hola, disculpe que la moleste pero es que desde distancia sentí su energía. 
Yo: (sin decir nada)
El: Usted es un ser especial, usted tiene un aura rosa y son pocas las personas que las poseen. Entré aquí y su energía me atrajo hasta usted. 
Yo: Qué?
El: Solo quiero decirle algo, puedo ver en su energía que usted está destinada a hacer grandes cosas pero su aura es su fuerza y su debilidad también. Sino aprende a controlarla jamás logrará cumplir con su misión en la tierra. 
Yo: Me está haciendo una broma, verdad?
El: No, usted está pasando por estas situaciones... (y me nombró unas cuantas) 
Yo: (en shock) 
El: No quiero molestarla, solo quise darle un consejo, la fuerza está en su corazón, sígalo. 

Y se fue...

Demás está decir que no entendí nada de lo que ese hombre me dijo y seguí creyendo que era una broma. Cuando me recuperé del shock intenté buscarlo para preguntarle como sabía lo que me pasaba pero no lo encontré por ningún lado. Le conté esta historia a varias personas y todas concordaron en decir que fue un enviado de Dios para darme un mensaje, solo El sabía por lo que estaba pasando y así lo creí. Juzgue usted lo que quiera. 

Por qué les cuento esto? Primeramente déjenme definirles lo que es un aura de color rosa. Según un sitio electrónico, "el individuo con color rosa es una persona especialmente sentimental y sensible. Sin embargo si podríamos pensar que con ello es una persona más débil, sucede todo lo contrario. Su sensibilidad y la fuerza de sus sentimientos le dotan de una impresionante capacidad de lucha. Incluso aunque sus actos sean enormemente delicados y armoniosos, son a veces incluso impetuosos. La gente suele admirarlos por ello".

También menciona "es una persona muy sacrificada y que persigue con ahínco hacer sus sueños realidad, por utópicos que nos puedan parecer a los demás. Saben tomar decisiones y disfrutan con su libertad y capacidad de maniobra para sacarle el máximo rendimiento a sus vidas. Son muy afectuosos y necesitan estar demostrando continuamente su afecto por los demás. Además necesitan mucho cariño para saber que su vida tiene algún sentido. Si no lo encuentran sin duda alguna lo buscarán hasta encontrarlo. No se les escapa nada" 

Si el mencionado tipo tenía razón o no, pues no sé, pero definitivamente esa descripción me cae perfectamente. Les cuento esto porque decidí alejarme un poco de la vida social y por eso no había realizado ninguna entrada hasta ahora. Los días pasados no han sido los más divertidos, en el proceso de vaciar energías negativas y recuperar fuerza positivas me surgió una interrogante que me ha perseguido toda la vida: vive uno para uno o vive para los demás?? No entraré en los interminables dramas de la vida, pero particularmente me acorde del momento con este "fantasma" por que por mucho tiempo pensé que mi sentimentalismo y llevar siempre las emociones a flor de piel eran mi debilidad, hoy puedo decir que NO. Por mucho tiempo dejé que las cosas me afectaran más de la cuenta, me preocupaba lo que la gente rumoreaba sobre mí, nunca me defendía por no buscar problemas y tantas cosas más. 

Luego de hacer una introspección, no me arrepiento de dejarme guiar por mis sentimientos, vivo y lucho con todas mis fuerzas, me hace feliz saber que soy diferente y no una más del montón que viven indiferentes a los problemas del mundo, soy de las que le hace feliz hacer feliz a otros y eso, como dijo el "fantasma", me hace grande. Poco a poco he aprendido a manejar mis emociones y darle importancia a lo que importancia tiene. No importa nunca lo que hagas, las personas siempre hablarán de ti y lo peor es que quienes lo hacen no son precisamente un ejemplo a seguir. 

Les cuento esta anécdota con el "fantasma" para recordar que no importan en lo que crean  Dios siempre está presente, El siempre sabrá guiarte y dar la señal que necesitas y cuando menos la esperas. Y sí, me enorgullece ser un aura rosa.  

Tiempo al tiempo...  


No hay comentarios:

Publicar un comentario