martes, 9 de abril de 2013

Voces que ladran por ayuda

Bob, rescatado en Santa Isabel cuando fue abandonado. Bob ya fue adoptado. (Foto Cortesía de Sulivette Alvarado)


Cada día incrementa la población de perros abandonados en las calles.

Por: Richelle Delgado Delgado

San Juan- Los encontramos en los parques, en las playas, en las calles; sus miradas son opacas; muchos pasan hambre y recorren los caminos en busca de un hogar o de un simple gesto de compasión de quienes los llaman “el mejor amigo del hombre”. Y es que son muchos los animales que ladran por una voz que los ayude.


Ante la crisis económica, el incremento de los miembros de la familia y la insensibilidad en la que se vive, ha llevado a los dueños de mascotas a recurrir al abandono como vía de escape ante las responsabilidades que conlleva poseer y cuidar un animal.

Sin embargo, hay quienes luchan día tras día para lograr que estos animales tengan un techo donde dormir, comida que los sostenga y un dueño que los cobije. Este es el caso de Sulivette Alvarado, de 23 años, que pasa sus días rescatando animales abandonados en las calles.

“Mi motivación principalmente fue la pasión que siento por los animales, especialmente los perros… Al toparme con la situación tan crítica por la cual pasan miles de animales en las calles, decidí aportar mi grano de arena rescatando, dando en adopción, pero sobretodo educando a las personas sobre la importancia de este compromiso”, contó Alvarado, quien en junio cumple su primer año realizando esta labor.

El maltrato animal  se define como una acción que le ocasione a la mascota un dolor o sufrimiento. Esta acción se manifiesta desde negligencia en los cuidados básicos hasta causarle la muerte. Existen diversos tipos de maltrato animal: con finalidad financiera, como las peleas de perros o los circos; con finalidad científica, como usarlos para la fabricación de maquillaje o proyectos experimentales y abuso físico.

Sin embargo, quizás el más común de todos sea el abandono. La negligencia a una mascota es dejarla a su suerte, no proporcionarle alimentos, practicar la mutilación y la tendencia a golpearlos excesivamente. Para Alvarado, el obstáculo que enfrenta a diario al rescatar animales no ha sido un impedimento.

Maximus y Rambo fueron rescatados en una playa de Ponce. (Foto cortesía: Sulivette Alvarado)

“El mayor obstáculo que he enfrentado ha sido la falta de educación en temas como la adopción y la esterilización. Tristemente la mayoría de las personas no ven la adopción como una decisión que debe ser tomada en familia ni que requiere un verdadero compromiso de parte de esta”, explicó Alvarado, residente de Ponce.

En Puerto Rico existen albergues y refugios que promueven la adopción y el cuidado de mascotas con el propósito de disminuir la sobrepoblación de animales en las calles. Los centros que ofrecen estos servicios reciben a las mascotas, las vacunan y desparasitan con la intención de que el animal se encuentre lo más sano posible cuando sea adoptado por un nuevo dueño.

La educación sobre la adopción y la esterilización, según Alvarado, es la clave y su meta a largo plazo ya que comenta que es precisamente la falta de esta la que lleva que un dueño de mascota lo abandone porque no estaba preparado para asumir la responsabilidad. De esta manera se ataca el problema de salud pública de la sobrepoblación de animales realengos.

Según reseñó un periódico local, cada año se les aplica la eutanasia a 130 mil perros y gatos, como indican estadísticas extraoficiales de la Junta de Directores del Albergue de la Human Society, en Guaynabo. Esta acción se toma debido al flujo alto de animales que reciben que son abandonados por sus dueños o recogidos de las calles; es por eso que también promueven la adopción y la esterilización.

Igualmente, existen personas que miden la calidad de ser humano por la forma en la que tratan a sus mascotas. Tal es el caso de Janiris Vélez Rivera, de 22 años, quien se siente incapaz de dejar a su suerte a su fiel acompañante “Sophie”.

“Aquel que comete el acto de abandonar a un animal es simplemente un ser que carece de sensibilidad y amor. Los animales sienten y padecen, por el hecho de que no tenga voz no significa que no sienta lo mismo que todos los seres vivientes, también porque no sea de raza no significa que no vale lo mismo. Es una crueldad dejarlos a su suerte, muriendo de hambre, sin un techo donde dormir y sin amor”, afirmó la residente de Hatillo.

Problema de salud pública 

Por otra parte, los animales abandonados se convierten en animales “realengos” desamparados a su suerte, lo que representa un problema de salud pública ya que pueden contraer enfermedades transmisibles a los seres humanos. La rabia, la leptospirosis (una bacteria), tuberculosis, parasitosis y salmonella son solo algunas de las enfermedades que se adquieren con el contacto con algún animal infectado.

Toda siembra da su cosecha y Alvarado vive día a día casos que siempre dejan huella. Esa es la historia de Peluche. “Peluche lo vi de casualidad un día que pasaba por el sector La Playa en Ponce. Me paré a alimentarlo pero jamás imaginé que tuviese dueño por la condición física en la que se encontraba. Me comentaron que el dueño del animal era un señor que deambulaba en la zona”, contó Alvarado.



Regresó al otro día a alimentarlo y encontró al dueño, Don Toño. Luego de ver las condiciones en que se encontraba Peluche, Alvarado hizo los arreglos para que el animal fuese tratado y tuviese una mejor calidad de vida. Hoy, Peluche es un perro sano y que goza de una familia adoptiva que lo quiere mucho y aún comparte con quien fuera su dueño por muchos años.

 Peluche junto a su a quien fuera su compañero por 5 años. (Foto cortesía: Sulivette Alvarado)

"Si no nacen, no mueren". Si seguimos permitiendo que sigan naciendo animales por no esterilizar, lamentablemente veremos muchos más animales muriendo en las carreteras atropellados, otros terminarán abandonados por sus propios dueños, otros vivirán en la miseria y conocerán el maltrato y el hambre. La mejor manera de evitar que estos ángeles lleguen al mundo a sufrir es promoviendo la esterilización”, finalizó Alvarado.

Facebook page: We love Satos
Instagram: We love Satos

No hay comentarios:

Publicar un comentario